Teaching Mission Translations






Back to List of Translations
Print This Document

La Misin Magisterial

Enlace al original en ingls: www.tmarchives.com/mission.php

S-La Misin Magisterial011205La Encarnacin de Monjoronson

La Encarnacin de Monjoronson

El Primer Hijo Magisterial de Urantia

**

Nuestra Tierra, llamada Urantia por el universo, no tiene memoria de otros Hijos encarnados antes de la donacin de Jess hace dos mil aos. Fue Jess entonces quien trabaj con las multitudes para hacerles or su llamada de conocer al Padre, y ahora viene su Hermano, Monjoronson, para que los ojos humanos lo vean y para que una voz humana llame a la gente hacia su Padre otra vez. Jess y Monjoronson nos llaman de vuelta a nuestras races espirituales, a nuestros comienzos de propsito como criaturas vivientes del Padre Creador, y en esto, sus misiones son las mismas. No obstante, el tiempo cambia al hombre, y por lo tanto, el tiempo cambia las misiones divinas tambin. Jess representa un paso reciente dado hacia nuestros destinos planetarios y humanos mientras Monjoronson trae con l los ms novedosos planes hacia alguno de las mismos objetivos planteados de nuevo para la nueva era: otorgamientos, encarnaciones, misiones magisteriales, y otros procedimientos, son los procesos que usa Dios para establecer contacto directo con la gente que hace seas de que est preparada para el cambio.

Jess y la Misin Magisterial

Dos mil aos atrs, el Hijo Creador encarn sobre nuestro planeta como el hombre de Nazaret, Joshua Ben Joseph, que vivi la vida de un humano promedio de su poca. El Hijo Creador, como Jess encarnado, dese aprender y conocer, vivir la experiencia real, experimentar la vida emocional, intelectual y espiritual como se viva entonces en Urantia. Su vida en la Tierra fue como el hijo del hombre, seguida en segundo lugar como el Hijo de Dios, enseando y revelando el hombre a Dios y Dios al hombre como nunca antes se haba hecho.

Hoy, aproximadamente dos mil aos despus, Jess le ha pedido a su Hermano espiritual que encarne para continuar el trabajo, donde l, Jess, lo dej. Jess dijo esto en su obra, que quienquiera que haya visto un Hijo Creador ha visto al Padre. Cuando un Hijo Magisterial encarna, quienquiera que vea a un Hijo Magisterial ha visto al Hijo Eterno. Jess fue y es un Hijo Creador con plena soberana sobre su universo del cual formamos parte, mientras que un Hijo Magisterial trabaja bajo su direccin, no tanto para obtener el conocimiento de cmo es un hombre que s lo hace- sino para arbitrar la Tierra y re-asignar el personal espiritual que trabaja en un planeta en sus nuevos deberes al cambiar la dispensacin.

Jess, antes de dejar nuestro planeta, pidi a Gabriel, su jefe ejecutivo, convocar una amplia dispensacin planetaria para traer a los supervivientes dormidos a las salas de justicia. Monjoronson empezar su misin en Urantia invocando otra dispensacin, pero esta vez l no slo llama a casa a los sobrevivientes dormidos de una poca, sino que llama a todo Urantia a la justicia, el planeta mismo junto a la vida humana.

Jess resucit al planeta de la oscuridad de la rebelin, y ahora Monjoronson lo limpiar del mal durante tantos aos. Son acciones diferentes tomada cada una en el momento necesario.

La adjudicacin de Urantia por Monjoronson no va a ser iracunda sino con perdn y misericordia para todos. Su misin es verter la indulgencia divina sobre la Tierra para traer rectificacin para todos los que componemos las instituciones sociales y culturales que han funcionado en colisin con el plan divino debido a la rebelin. Asimismo, su misin es para cada persona individual -capaz de responder a la llamada del Hijo- a la que se le pedir que muestre misericordia y perdn al hermano en cualquier cosa. Cuando el hombre entra sinceramente en comunin con el Padre y el Hijo para perdonar como es perdonado, entra en una nueva fase de su vida completamente libre de las vicisitudes de la ira y el juicio. Tal es el espritu de la nueva era por venir.

Relacin de Monjoronson con la Segunda Venida

El Hijo Creador en la persona de Jess ha reafirmado que volver. sta es la nica promesa que es enteramente diferente de la llegada y partida de otras acciones divinas en beneficio de nuestro planeta. Jess, como Miguel de Nebadn, el Hijo Creador del Padre, siempre vigila el planeta de su donacin con el ms entusiasta inters y nunca deja de hacer lo que fuere para proveer a este mundo de todo lo que pueda asimilar para su beneficio. El Hijo Creador ha visto para ello que nuestro globo y su gente reciben una nueva revelacin y nuevas enseanzas con tanta informacin como l puede, con sabidura, proporcionar.

Su revelacin contina para fluir hacia nosotros a travs de varios medios divinos y humanos, tales como el Libro de Urantia, y los medios de su puesta en marcha a travs de varios programas modernos que incluyen la Misin de Enseanza. Es a travs de la Misin de Enseanza que Miguel de Nebadn, el una vez encarnado Jess, habl de aquellos ltimos momentos de oscuridad antes de dejar su vida mortal con estas palabras a un grupo de Sarasota, Florida, el 5 de abril de 1992:

"Ojal borrara aquel momento del tiempo, para reemplazarlo por la inexplicable alegra que siempre existe en el Plan del Padre. No es para que ustedes derramen ms lgrimas sobre los sucesos de hace dos mil aos. Eso se acab. Est hecho. Mi regreso es para aliviar los corazones de los hombres de las opresiones que l ha sentido a causa del libre albedro de los hombres de aquel da. Nunca fue el plan de mi Padre ver tal sufrimiento sucedindome a m mismo o a su gente. Es una carga pesada que se ha llevado durante mucho tiempo.

"Con gran regocijo vuelvo, ya no ms tiempo por alguien de Urantia, o de nuestro Universo... Ojal la crucifixin ya no sea popularizada con las memorias de tal pena. Tengo que dejarlo ir. Ustedes tambin dejarn ir esto. (Aqu la voz de los trasmisores muestran ms emocin, y se hace muy suave.)

"Todos ustedes dejarn ir esto. Juntos reinaremos en Luz y Vida. Digo reinaremos, porque es a los corazones de los hombres y mujeres a los que el Padre Mismo les hablar, y ser para siempre ms. Ya no ser conocida ms la tristeza que ha englobado a la vida en Urantia. Experimentarn la inexplicable alegra con los acontecimientos corrientes y ya no malgastarn ms tiempo ni energa en ayeres. Gracias".

De muchos modos Jess nunca nos dej porque el espritu del Hijo Creador contina para abrazar a todos y cada uno de nosotros. Pero Jess tambin habl al pie de la letra de su segunda venida, y a pesar de que es un hecho sin precedentes para un Hijo Creador hacerlo as, se har en conformidad con sus mandatos a Monjoronson el cual se centrar en conseguir un mundo preparado para la aparicin de Jess en cualquier da, a cualquier hora.

Reconocimiento de Monjoronson y la Voz del Padre

La mayora de los individuos estar pendiente del reconocimiento del Hijo Magisterial. Cmo puede uno verificar la presencia de un Hijo divino y afirmar a su propio centro espiritual que efectivamente l, que est ante nosotros, es Monjoronson un Hijo Paradisaco?

La explicacin con palabras parece complicada, pero hay slo unos pocos medios por los que un humano puede conocer la verdad en que puede ser experimentada cualquier representacin de un hecho. Jess como Hijo Creador prepar la mente humana para que reconociera mejor y conociera la verdad a travs de la dotacin de la mente con el Espritu de la Verdad. El intelecto humano es ayudado por este indicador espiritual para alinear los hechos con el conocimiento espiritual del morador del Padre en cada momento de la mente normal en la Tierra.

Pocos son conscientes de cmo ellos pueden conocer la verdad con certeza a travs del proceso de alinear la voluntad humana (el poder de elegir de la personalidad), con la voluntad y conocimiento actuales del Padre que todo lo ve. La mente del hombre recibe el espritu del Padre en algn punto, como promedio entre la edad de cinco y seis aos, y es la presencia espiritual que vive en el circuito de la mente humana la que porta la verificacin de la verdad a travs de saber transferirse a los centros de decisin de la mente.

En aquel tiempo Jess fue habitado por el espritu del Padre conocido en los tiempos modernos como Ajustador del Pensamiento. Cada persona tiene su propio Ajustador del Pensamiento que se mantiene en guardia en la entrada para afirmar la validez de la experiencia consciente y para proteger la mente del abuso si se le permitiera hacer su trabajo. El Ajustador del Pensamiento es la voz del Padre en el momento oportuno y puede hablar claramente a la mente tal como uno puede or una voz al otro extremo en una conversacin telefnica. Jess oy esta voz del Padre dirigida hacia l y con frecuencia acudi al Morador por consejo y compaerismo durante el va crucis de aquellos das en Palestina.

Todos los Hijos de Dios que encarnan en un planeta humano reciben el regalo del Ajustador del Pensamiento. Monjoronson recibe el Ajustador del Padre en el momento que l pise la Tierra con los pies de barro del hombre. De este modo el Padre est presente en el Dador as como en el Recibidor, Dios al hombre respectivamente, para conceder consejo y asesora a ambos. Monjoronson depende hasta cierto punto de la habilidad del hombre para or a su propio Ajustador del Pensamiento, para traducir sus buenos deseos al lenguaje de entendimiento de cada persona viva, ahora y en el futuro.

Mientras todos los Ajustadores del Pensamiento comparten la naturaleza del Padre y son uniformes de muchos otros modos, sus experiencias con el hombre y Dios les permiten diferenciar su actuacin de acuerdo con su mandato de espiritualizar la mente del hombre a travs del servicio. Cada persona consecuentemente puede ofrecer su servicio a Jess y Monjoronson con la certidumbre que Dios se beneficiar del trabajo ofrecido cuando la voluntad divina del Ajustador del Pensamiento y el humano sean uno en su sinceridad de servir. En toda y cada accin en Urantia, el Padre est all tanto a travs de los ojos del Hijo divino como a travs de la decisin y eleccin del hijo de la fe de la criatura, el Padre mora en el interior de hombres y mujeres de Urantia.

El reconocimiento de Monjoronson viene del afinamiento de la mente del hombre con la mente de Dios en el Ajustador, y con el Espritu de la Verdad que da fe de tal conocimiento seguro, y de la ocasional confianza de Monjoronson a travs del contacto personal y la observacin de sus tareas. Ninguna autoridad en la Tierra, fuera de la propia crtica interna del hombre y de su conocimiento espiritual de la verdad de Monjoronson, puede asegurar mejor al individuo que l es el Hijo de Dios. En esta cuestin de fondo de la presencia del Padre en todo, se cimenta la misin de los Hijos divinos para tener xito, con la intencin de trasladarnos a todos por el sendero de las edades doradas de un renacimiento social y espiritual.

Posibles repercusiones de La Misin Magisterial

Necesitaramos la visin de retrospectiva lo que es como decir cuando Monjoronson termine su misin- para escribir una historia autorizada de la era. Obviamente eso no es posible y as es que contamos lo que es probable que ocurra en ciertas reas de la actividad humana, con la condicin de que estemos especulando sobre alguno de los resultados de esta misin.

La Misin Magisterial, tal como en la misin de Jess, requiere la presencia de una humanidad cooperante para mejorar el mundo. La Misin Magisterial no slo depende del Padre a travs del morador del hombre para ser entendida, sino que necesita el deseo del hombre para ser ennoblecida espiritualmente, y la sed de justicia de todos para mejorar las cargas injustas de un sistema social y poltico imperfecto. Estas son las metas y son para ser acometidas por Monjoronson con la ayuda del hombre.

Las esferas que albergan la vida de la humanidad son todas evolutivas por naturaleza. Nada se queda en su lugar a no ser que se haya dado un paso previo que permita a la situacin presente llegar a ser la norma. Monjoronson no tiene varita mgica que batir para hacer nuevas todas las cosas y debe trabajar dentro del marco en que la naturaleza y el hombre han evolucionado. La revelacin puede sugerir lo que funciona mejor, pero a menos que el hombre mismo desee adoptar los mtodos mejores, ni siquiera Dios podra forzar el cambio antes de que haya llegado su tiempo evolutivo. Una Misin Magisterial puede cambiar los programas destinados para el xito de una nueva poca, reasignar el personal espiritual, juzgar a los durmientes y a los vivos, demostrar los valores del espritu, y abrir centros de educacin, pero nada de esto es un logro duradero salvo que el hombre haga por desearlo, adoptarlo y vivirlo.

Cuando Jess dej el mundo, su obra se extendi por toda la cuenca del Mediterrneo y finalmente al resto del mundo. Sus enseanzas encontraron mentes receptivas casi en todas partes y surgieron las religiones para preservar lo que ellos crean que l quiso ensear. Monjoronson debe hacer lo mismo. Debe encontrar las mentes receptivas del mundo y luego ensear el ideal de Jess as como los valores espirituales no abrazados an por la mente y la voluntad humanas. Jess imparti sus enseanzas con los doce apstoles a las ciudades ubicadas en Judea y ms all. Monjoronson tiene la ventaja del progreso del hombre en las comunicaciones efectuado desde los das de Jess y las utilizar de acuerdo con su deseo de ser conocido.

Monjoronson organiza su misin para causar el mayor impacto con los menos personajes divinos que se requieran y dejar al hombre hacer la mayor parte del trabajo de hacerse conocido a travs de los sitios electrnicos como ste y a travs de otros medios. El mundo se dividir en centros administrativos con un Hijo divino que dirigir a cada uno y que administrar esa rea solo. La capital espiritual o cuartel general del mundo estar donde viva Monjoronson, mientras l alterna sus visitas a cada sector administrativo. La organizacin del gobierno espiritual puede sugerir al hombre, en el futuro, que la soberana de un gobierno nacional no se confiere a un grupo tnico o cultural, sino que se atendr a la ley espiritual del Padre Universal primero, y en segundo lugar, al mundo a travs de una coleccin de estados dedicados al bienestar de todos.

La Misin Magisterial concluir quiz en mil aos con el panorama poco corriente de la configuracin actual de los estados nacionales soberanos y poderosos en competencia por los recursos y el espacio. Sencillamente cmo puede ser el futuro es la conjetura de cualquiera, pero la Misin misma est destinada a cambiar lo suficiente las actitudes humanas de lo que la competencia puede llegar a ser, no para el autoengrandecimiento, sino para el conocimiento espiritual y los avances sociales ms all del alcance de lo que ahora nos podemos imaginar. El objetivo de la Misin es hacer entrar a Urantia en las primeras fases de lo que el universo llama "Luz y Vida", donde el hombre haya evolucionado bajo la gua de la Misin Magisterial para perseguir los valores de lo espiritual y haya vencido sus necesidades materiales con facilidad. Entonces la prxima fase que seguir a esta Misin Magisterial evolucionar hacia otra generacin que estar sencillamente como en un temor reverencial de lo que est ocurrindole, del mismo modo que nosotros sentimos con lo que promete hoy da la misin de Monjoronson.

END

Copyright 2004 Archivos de la Misin de Enseanza. Todos los derechos reservados.

Translated by Adrianne